Archivo para la categoría ‘Logopedia’

sep
17

CÓMO ESTIMULAR EL LENGUAJE EN LOS NIÑOS

En nuestra entrada de blog anterior hicimos una breve descripción de los signos de alarma que debemos tener en cuenta para saber si un niño tiene retraso del lenguaje. En esta nueva entrada nos parecía importante dar unas pequeñas pautas que los padres pueden utilizar para mejorar el lenguaje de sus hijos.

Los padres son los que mejor pueden estimular el lenguaje del niño de una forma natural mientras se relacionan con él. Por ello, algunas de las pautas para favorecer el lenguaje de su hijo son las siguientes:

• Cuando el niño emite sonidos, escucharle, imitarle y darle tiempo para ver si lo repite. En ese caso, prestarle atención, sonreír y decir algo agradable o cariñoso, con el fin de que participe activamente en estos juegos y proponer sonidos nuevos con secuencias más largas cada vez y aparezcan, finalmente, las palabras.

• Tener en cuenta aquellas cosas que le gustan al niño, las que le resultan interesantes, divertidas, las que tienen que ver con personas o acontecimientos importantes para él (cumpleaños, fiestas, vacaciones, etc).

• A la hora de conversar, es necesario compartir aquello sobre lo que se está hablando; referirse a personas, juegos o acontecimientos que suceden en ese momento, son de su ambiente y a los que está prestando atención; ponerse a su altura y mirarle a los ojos, establecer turnos para hablar y mantener la atención el uno en el otro.

• Hablarle cuando está disfrutando de actividades que le gustan y/o dedicar 10-15 minutos diarios en aquellas que son de su interés (ej. cuentos); adaptar nuestro lenguaje al niño; emplear un tono agradable, despacio y claro, con frases entre 1 y 4 palabras; repetir frases con frecuencia; hacer pausas para delimitar el comienzo y final entre frases e ir aumentando progresivamente la longitud de las expresiones y el vocabulario.

• Para desarrollar su vocabulario, esperar a que el niño diga una palabra espontáneamente mientras juega o dibuja, sonreír y repetir lo que ha dicho. Si no dice nada, comentar algo relacionado con lo que está haciendo y esperar a que lo imite. También, se le puede preguntar para que diga la palabra, sin decírselo antes (ej. ¿Qué es eso?, ¿Qué hace?). Si no responde, le daremos el modelo.

• Cuando se equivoca, no corregirle. Es preferible ignorar y decirle a continuación la palabra correcta para que lo repita después.

• Evitar preguntarle insistentemente o hacerle repetir de forma forzada. Es mejor que su lenguaje sea espontáneo.

• Cuando ya habla, enseñarle los nombres de las cosas cotidianas; cantarle, hablarle y leer frecuentemente; aumentar sus experiencias y describirle las sensaciones nuevas; utilizar variedad de palabras para que oiga un vocabulario amplio y repetir constantemente las palabras; darle objetos para que los manipule mientras se los describimos de diferentes formas (ej. manzana: redonda, suave, roja, dulce, para comer, hacer zumos, etc), después presentar otra cosa y hacer comparaciones; clasificar las palabras en categorías (con 4 años) y enseñarle los contrarios.

• Cuando ya emite sus primeras frases, estimular la aparición de más palabras dentro de la oración; cuando diga algo de forma inmadura o incompleta, añadir la forma gramatical o el vocabulario apropiado, sin incluir nueva información; relacionar lo que dice con otros temas; ayudarle a conocer y expresar el presente, pasado y futuro inmediato mediante el uso de preguntas (ej. ¿qué has hecho esta mañana?, ¿Cuándo es el cumpleaños de tu amigo?).

Si después de estimular su lenguaje continúa teniendo dificultades y no evoluciona, es conveniente buscar ayuda, pudiendo acudir a clínicas especializadas en lenguaje y habla, centros psicológicos y logopédicos.

Cinthia Sánchez Pacha
Psicóloga
EQUIPO ILD PSICOLOGÍA

nov
16

Tipografías Recomendadas para Disléxicos

Dyslexie

El Trastorno Específico de la Lectura, o dislexia, es la dificultad en la capacidad para aprender, identificar las letras y palabras y comprender los textos escritos. Estas dificultades no son debidas a factores como la baja inteligencia, deficiencias educativas o deficiencias sensoriales significativas.

Los errores que puede cometer una persona con dislexia son variados: cambiar una letra por otra, añadir u omitir letras, invertir el orden (“palya” por “playa”), sustituir las palabras (“lucha” por “luchar”), etc. Algunos de estos errores se dan en la lectura de letras que tienen características morfológicas similares. Son comunes las confusiones entre letras que se diferencian por pequeños detalles o por su simetría y que dan lugar a los errores llamados rotaciones: p/q; d/b; b/g; u/n; p/d; g/p; a/e. Estas características similares de algunas letras son más evidentes en la letra impresa que en la escritura a mano. Por ello, frecuentemente las personas con dislexia encuentran más cómodo la lectura de textos con tipografías similares a la escritura a mano.

Actualmente, la gran mayoría de textos a los que tenemos acceso están impresos con diversas tipografías que están guiadas por fines estéticos o funcionales y no tienen en cuenta aspectos de accesibilidad para personas con dificultades lectoras.

En este sentido, resulta interesante conocer qué tipo de fuentes tipográficas son óptimas para facilitar la lectura a las personas con trastorno específico de la lectura.

 
 
TIPOGRAFÍAS COMUNES RECOMENDADAS
La asociación británica de dislexia facilita una guía para mejorar la calidad de los textos escritos para disléxicos. Entre las modificaciones que propone incluye recomendaciones acerca de qué tipografías, dentro de las comúnmente utilizadas en medios digitales, son las más aptas para mejorar la calidad de los textos. Entre ellas recomienda fuentes sans serif uniformemente espaciadas como Arial y Comic Sans. Como alternativas recomiendan Tahoma, Century Gothic, Trebuchet o Verdana.
Otras tipografías señaladas como aptas para personas con dificultades lectoras son la tipografía Myriad Pro, y Geneva para MAC.
 
 
TIPOGRAFÍAS ESPECIALMENTE RECOMENDADAS PARA PERSONAS CON DISLEXIA
Existen sin embargo tipografías que han sido creadas específicamente para facilitar la lectura a personas con dislexia. Hemos podido encontrar las siguientes:
Dyslexie creada por un diseñador holandés específicamente para personas con dislexia. Presenta ciertas características como acentuar la parte inferior de algunos signos para evitar las rotaciones, alargar los ascendentes y descendentes o aumentar la apertura. Ha sido sometida a un estudio realizado por la Universidad de Twente, Holanda, en el que se comparaba la velocidad y la precisión en la lectura con palabras escritas bien en Arial, bien en Dyslexie. Los alumnos con dislexia cometieron menos errores al leer la lista de palabras escrita con Dyslexie. Sin embargo, no observaron diferencias significativas en velocidad lectora.
Lexia Readable está basada en la tipografía Comic Sans. Tiene características que puede ayudar a las personas disléxicas: la b y la d no son simétricas y la g y la a tienen formas similares a las manuscritas. La fuente estándar y la negrita son gratuitas, mientras que la cursiva y la Heavy/Outline son de pago.
Read Regular pretende facilitar la lectura a los disléxicos otorgando rasgos claramente distintivos a cada letra, ofrece formas simplificadas y aberturas en letras como la “c” y la “e”.
Sarakanda: creada por un diseñador y profesor universitario paraguayo con el objetivo de facilitar la lectura a las personas disléxicas. Incluye letras que se asemejan a la escritura a mano, una inclinación de dos grados para favorecer el sentido natural de la lectura y brazos centrales de algunas mayúsculas ligeramente inclinados, lo que rompe la simetría horizontal y facilita la lectura.
Tipografía sarakanda
Sassoon es una familia tipográfica que fue diseñada tras una investigación realizada en el Reino Unido con niños, para determinar qué características (espaciado y detalles) les resultaban más fáciles. Incluye características como una cierta inclinación, ascendentes y descendentes más largos, por lo que es recomendada para la dislexia y para el aprendizaje de la lectura. Es de pago.

Tiresias diseñada por el RNIB (Real Instituto Nacional de Ciegos del Reino Unido), es una familia de fuentes pensadas para que sean legibles teniendo en cuenta las dificultades de visión. Se utilizan para subtítulos, carteles informativos, etc. Dadas sus características pueden ser útiles para personas con dislexia.
En el día a día obtenemos información de textos escritos en diferentes medios: libros, revistas, anuncios, internet… Muchas personas tienen dificultad para poder leer y por tanto tener acceso a los contenidos, por lo que resulta importante facilitar la legibilidad de los textos. A la hora de presentarlos se debería perseguir un equilibrio entre criterios funcionales y estéticos con aquellos que garantizan una mayor accesibilidad para personas con dificultades lectoras.
 
Cristina Gutierrez Ruiz
Psicóloga
EQUIPO ILD PSICOLOGÍA